Lesion del nervio mediano

Síntomas de las lesiones del nervio mediano

Las lesiones en la zona del brazo, el antebrazo o la muñeca pueden provocar diversos trastornos nerviosos. Uno de estos trastornos es la parálisis del nervio mediano. El nervio mediano controla la mayoría de los músculos del antebrazo. Controla la abducción del pulgar, la flexión de la mano en la muñeca, la flexión de la falange digital de los dedos, es el nervio sensorial de los tres primeros dedos, etc. Debido a este importante papel del nervio mediano, también se le llama el ojo de la mano[1] Si el nervio mediano está dañado, puede perderse la capacidad de abducir y oponer el pulgar debido a la parálisis de los músculos thenares. Pueden producirse otros síntomas que pueden repararse mediante cirugía y transferencias tendinosas. Las transferencias tendinosas han tenido mucho éxito en la restauración de la función motora y en la mejora de los resultados funcionales en pacientes con parálisis del nervio mediano[2].

La parálisis del nervio mediano puede dividirse en dos subsecciones: parálisis del nervio mediano alta y baja. La parálisis del nervio mediano alta implica lesiones en las zonas del codo y el antebrazo. La parálisis del nervio mediano bajo es el resultado de lesiones en la muñeca. La compresión en los diferentes niveles del nervio mediano produce síntomas y/o síndromes variables[cita requerida] Las áreas son:

Prueba de lesión del nervio mediano

Las lesiones en la zona del brazo, el antebrazo o la muñeca pueden provocar diversos trastornos nerviosos. Uno de estos trastornos es la parálisis del nervio mediano. El nervio mediano controla la mayoría de los músculos del antebrazo. Controla la abducción del pulgar, la flexión de la mano en la muñeca, la flexión de la falange digital de los dedos, es el nervio sensorial de los tres primeros dedos, etc. Debido a este importante papel del nervio mediano, también se le llama el ojo de la mano[1] Si el nervio mediano está dañado, puede perderse la capacidad de abducir y oponer el pulgar debido a la parálisis de los músculos thenares. Pueden producirse otros síntomas que pueden repararse mediante cirugía y transferencias tendinosas. Las transferencias tendinosas han tenido mucho éxito en la restauración de la función motora y en la mejora de los resultados funcionales en pacientes con parálisis del nervio mediano[2].

La parálisis del nervio mediano puede dividirse en dos subsecciones: parálisis del nervio mediano alta y baja. La parálisis del nervio mediano alta implica lesiones en las zonas del codo y el antebrazo. La parálisis del nervio mediano bajo es el resultado de lesiones en la muñeca. La compresión en los diferentes niveles del nervio mediano produce síntomas y/o síndromes variables[cita requerida] Las áreas son:

Tratamiento de la lesión del nervio mediano

El síndrome del túnel carpiano es una afección común que provoca dolor, entumecimiento y hormigueo en la mano y el brazo. La afección se produce cuando uno de los principales nervios de la mano -el nervio mediano- se aprieta o comprime en su recorrido por la muñeca.

En la mayoría de los pacientes, el síndrome del túnel carpiano empeora con el tiempo, por lo que el diagnóstico y el tratamiento tempranos son importantes. Al principio, los síntomas suelen aliviarse con medidas sencillas como llevar una férula en la muñeca o evitar ciertas actividades.

Sin embargo, si la presión sobre el nervio mediano continúa, puede provocar daños en el nervio y empeorar los síntomas. Para evitar daños permanentes, en algunos pacientes puede recomendarse una intervención quirúrgica para eliminar la presión sobre el nervio mediano.

Reproducido y adaptado de Rodner C, Raissis A, Akelman E: Carpal tunnel syndrome. Orthopaedic Knowledge Online Journal. Rosemont, IL, Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos, 2009; 7(5). Consultado en marzo de 2016.

El techo del túnel es una fuerte banda de tejido conectivo llamada ligamento carpiano transversal. Como estos límites son muy rígidos, el túnel carpiano tiene poca capacidad de «estirarse» o aumentar de tamaño.

Causas de las lesiones del nervio mediano

Las lesiones en la zona del brazo, el antebrazo o la muñeca pueden provocar diversos trastornos nerviosos. Uno de estos trastornos es la parálisis del nervio mediano. El nervio mediano controla la mayoría de los músculos del antebrazo. Controla la abducción del pulgar, la flexión de la mano en la muñeca, la flexión de la falange digital de los dedos, es el nervio sensorial de los tres primeros dedos, etc. Debido a este importante papel del nervio mediano, también se le llama el ojo de la mano[1] Si el nervio mediano está dañado, puede perderse la capacidad de abducir y oponer el pulgar debido a la parálisis de los músculos thenares. Pueden producirse otros síntomas que pueden repararse mediante cirugía y transferencias tendinosas. Las transferencias tendinosas han tenido mucho éxito en la restauración de la función motora y en la mejora de los resultados funcionales en pacientes con parálisis del nervio mediano[2].

La parálisis del nervio mediano puede dividirse en dos subsecciones: parálisis del nervio mediano alta y baja. La parálisis del nervio mediano alta implica lesiones en las zonas del codo y el antebrazo. La parálisis del nervio mediano bajo es el resultado de lesiones en la muñeca. La compresión en los diferentes niveles del nervio mediano produce síntomas y/o síndromes variables[cita requerida] Las áreas son: