Poner esmero y esfuerzo en alguna actividad

Trabajo duro y esfuerzo sinónimo

La capacidad del corazón, los vasos sanguíneos y los pulmones de suministrar suficiente oxígeno a los músculos que se ejercitan para satisfacer las exigencias de una carga de trabajo. Las actividades como caminar, nadar, correr y montar en bicicleta que utilizan los grandes grupos musculares del cuerpo mejoran la aptitud cardiorrespiratoria y ayudan a tener un corazón y unos pulmones más fuertes. La aptitud cardiorrespiratoria también puede denominarse aptitud cardiovascular, resistencia y aptitud aeróbica.

Cualquier enfermedad que dure mucho tiempo, que progrese lentamente, que no suela mejorar y que rara vez se cure por completo. Las enfermedades crónicas más comunes son las enfermedades del corazón, el cáncer, la diabetes, la depresión y el asma.

La amplitud de movimiento (ROM) de una articulación. Es lo que te permite moverte con facilidad. Realizar actividades de flexibilidad le ayuda a tener unas articulaciones y músculos seguros y sanos. Su principal objetivo es mejorar o mantener la forma física.

Se trata de una actividad de intensidad media que hace trabajar al cuerpo lo suficiente como para elevar el ritmo cardíaco y hacer que se sude y se respire más rápidamente. Mientras se realiza una actividad de intensidad moderada, todavía se puede hablar cómodamente pero no cantar una canción. En una escala del 0 al 10 (siendo el 10 la máxima cantidad de actividad física de la que eres capaz), una actividad de intensidad moderada es un 5 o 6. Algunos ejemplos son caminar rápido, hacer yoga, cortar el césped, jugar al tenis en pareja y montar en bicicleta en terreno llano.

Puse tanto esfuerzo en ello

Todo lo que haces requiere que te esfuerces. Por ejemplo, cosas básicas como caminar o montar en bicicleta requieren un esfuerzo físico y tienen que ver con el uso de tu cuerpo. Otro tipo de esfuerzo es el cognitivo, que tiene que ver con el pensamiento y el uso del cerebro. Por ejemplo, piensa en intentar dominar un cubo de Rubik. ¿Te gustaría esforzarte en esto? El placer de encontrar una solución puede superar el esfuerzo de pensar mucho. O puede que decidas que encontrar una solución no merece tu esfuerzo. ¿Por qué y cuándo decidirías pensar mucho? En este artículo explicaremos cómo decides hacer un esfuerzo cognitivo y qué ocurre en tu cerebro mientras tomas esta decisión.

En la escuela, tus profesores pueden decir que si te hubieras esforzado un poco más, habrías aprobado un examen, o que, con un poco más de esfuerzo, habrías obtenido una nota más alta. Aunque pienses que esforzándote más podrías obtener mejores resultados, no siempre está claro en qué consiste exactamente ese esfuerzo.

Poner empeño en el significado

Descargo de responsabilidad sobre el contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza que cualquier usuario deposite en los materiales contenidos en este sitio web.

Poner empeño en el sinónimo

Cualquiera que haya visto a los niños en un parque infantil sabe que la mayoría son físicamente activos por naturaleza y les encanta moverse. Pero lo que quizá no resulte evidente es que subir a lo alto de un tobogán o columpiarse en las barras de los monos puede contribuir a que los niños sean activos de por vida.

Y aunque los niños tengan el tiempo y el deseo de ser activos, puede que los padres no se sientan cómodos dejándoles vagar libremente por el vecindario como hacían los niños de hace generaciones. Así que sus oportunidades de ser activos pueden ser limitadas.

Cuando los niños disfrutan de una actividad, quieren repetirla. Practicar una habilidad -ya sea nadar o montar en triciclo- mejora sus habilidades y les ayuda a sentirse realizados, especialmente cuando el esfuerzo se nota y se elogia. Estas buenas sensaciones suelen hacer que los niños quieran continuar con la actividad e incluso probar otras.

La mejor manera de que los niños hagan actividad física es incorporarla a su rutina diaria. Los niños pequeños y los preescolares deben jugar activamente varias veces al día. Los niños de 6 a 17 años deben realizar 60 minutos o más de actividad física al día. Esto puede incluir el juego libre en casa, el tiempo de actividad en la escuela y la participación en clases o deportes organizados.