Vertebra c7 muy pronunciada

Síntomas de la compresión de la raíz nerviosa c7

La columna vertebral del adulto está formada por 24 vértebras, más el sacro y el cóccix. Las vértebras se dividen en tres regiones: vértebras cervicales C1-C7, vértebras torácicas T1-T12 y vértebras lumbares L1-L5. La columna vertebral es curva, con dos curvaturas primarias (curvas torácica y sacrococcígea) y dos curvaturas secundarias (curvas cervical y lumbar).

Un hecho anatómico interesante es que casi todos los mamíferos tienen siete vértebras cervicales, independientemente del tamaño del cuerpo. Esto significa que hay grandes variaciones en el tamaño de las vértebras cervicales, que van desde las muy pequeñas vértebras cervicales de una musaraña hasta las muy alargadas vértebras del cuello de una jirafa. En una jirafa adulta, cada vértebra cervical mide 30 centímetros.

La columna vertebral de un adulto no forma una línea recta, sino que presenta cuatro curvaturas a lo largo de su longitud: cervical, torácica, lumbar y pélvica (sacro/coxis) (véase la figura 6.29). Estas curvaturas aumentan la fuerza, la flexibilidad y la capacidad de absorción de impactos de la columna vertebral. Cuando aumenta la carga de la columna vertebral, por ejemplo, al llevar una mochila pesada, las curvaturas aumentan en profundidad (se vuelven más curvadas) para acomodar el peso adicional. A continuación, se recuperan cuando se retira el peso.

Protuberancia c7

La osteoartritis aumenta considerablemente durante el periodo de la edad adulta avanzada (+50 años), cuando se acelera el proceso de envejecimiento del esqueleto (Steele y Bramblett, 1988). La artritis de la columna vertebral es casi omnipresente después de los 40 años (Ortner, 2003), aunque su desarrollo es mínimo (Snodgrass, 2004). La osteoartritis aparece en el 50% de las personas de los países occidentales a la edad de 60 años, y prácticamente todos los individuos de una muestra de autopsias presentaban algún grado de deformación osteoartrítica a los 65 años (Solomon, 2001). Este proceso se caracteriza por una remodelación ósea que comienza a acumularse en las superficies articulares a un ritmo creciente y suele ir acompañada de una disminución de la densidad ósea (Weiss y Jurmain, 2007). La artrosis es la manifestación de un crecimiento óseo secundario en forma de labio marginal osteofítico y una reducción de la densidad ósea que da lugar a la porosidad, ambos derivados de un desequilibrio entre la actividad de los osteoblastos y la de los osteoclastos, mientras que la eburnación es una manifestación grave de la destrucción del hueso subcondral (Ortner, 2003).

Fractura de la vértebra c7

El estrechamiento foraminal es un tipo específico de estenosis espinal, una afección de la espalda que se produce cuando los espacios abiertos dentro de la columna vertebral se estrechan. Los forámenes son conductos óseos situados entre las vértebras de la columna vertebral. Su función principal es proporcionar una vía de salida para los nervios que salen de la médula espinal y viajan a otras partes del cuerpo.

La estenosis espinal es muy común entre los adultos mayores porque los cambios degenerativos de la columna vertebral relacionados con la edad son la causa más común del estrechamiento. El estrechamiento foraminal puede desarrollarse cuando la enfermedad degenerativa del disco, la osteoartritis, los espolones óseos o una hernia de disco provocan cambios en la columna vertebral que estrechan o aprietan los espacios abiertos.

El estrechamiento foraminal puede desarrollarse en cualquier parte de la columna vertebral, pero es más probable que se produzca en la columna lumbar y cervical. El cuello y la parte baja de la espalda son las zonas más móviles de la columna vertebral y son las que más peso soportan para el movimiento.

Por sí mismo, el estrechamiento de la columna vertebral no causa dolor, y las personas con un estrechamiento mínimo pueden no experimentar dolor ni síntomas. La afección se vuelve dolorosa cuando los espacios abiertos se estrechan lo suficiente como para pellizcar o comprimir las raíces nerviosas a su paso. Dependiendo de la localización de la compresión del nervio, podría experimentar una serie de síntomas.

Vértebras c7 desalineadas

La columna vertebral es una estructura muy compleja, tanto por su función como parte del esqueleto óseo como por las estructuras neurológicas fundamentales que la atraviesan. Esta sección está diseñada para ofrecer una breve guía de los aspectos anatómicos más importantes de la columna vertebral, tanto en la salud como en la enfermedad. Esto le permitirá comprender mejor algunos de los términos que se utilizan en otras partes de este sitio para describir diversas afecciones de la columna vertebral.

La columna vertebral está formada por las vértebras óseas, los discos, las articulaciones facetarias, los músculos y los ligamentos. En conjunto, estas estructuras cumplen una serie de funciones, entre las que se incluyen sostener la cabeza y el tronco, proporcionar una amplia gama de movimientos entre un extremo y otro de la columna vertebral, actuar como amortiguador y proteger los nervios que pasan por el centro de la misma.

La columna vertebral está dividida en 33 segmentos, 24 de los cuales son móviles. De arriba a abajo, la columna cervical es la parte de la columna vertebral que se encuentra en el cuello y está formada por 7 vértebras (C1 a C7). Las dos primeras vértebras cervicales tienen una forma muy especial que permite la mayor parte de la rotación de la cabeza (movimiento de lado a lado). Las 12 vértebras torácicas (T1 a T12) están contenidas en la caja torácica y cada vértebra se articula con una costilla. Estas son mucho menos móviles y esta estructura más rígida de la columna torácica proporciona el soporte necesario para los órganos vitales contenidos en el pecho (corazón y pulmones). La columna lumbar es el segmento de menor movilidad y se conoce comúnmente como la parte baja de la espalda. Tiene 5 vértebras (L1 a L5), y éstas son las más grandes de la columna vertebral, ya que son las que más carga soportan. Por ello, la columna lumbar suele ser la zona que más se desgasta. La columna lumbar se articula con el sacro, que consta de 5 segmentos fusionados en una gran pieza de hueso. El sacro también forma la parte posterior de la pelvis. Por último, el cóccix o «cola» de nuestra columna vertebral está formado por 4 pequeños segmentos fusionados entre sí.