Que es la termoterapia

Desventajas de la termoterapia

Aunque el alivio del dolor puede venir en forma de medicamentos, muchas personas optan por un enfoque natural cuando se trata de controlar sus molestias. La termoterapia, o el uso del calor para aliviar el dolor, es una de esas opciones. También puede utilizarse para otras necesidades de salud, como aumentar el flujo sanguíneo para mejorar el proceso de curación.

También conocida como terapia de calor, la termoterapia se aplica por diversos medios. El paciente puede utilizar algo muy sencillo, como una almohadilla térmica, agua caliente o un paño caliente. Las aplicaciones más complejas pueden administrarse a través de un tratamiento con ultrasonidos, una envoltura de terapia de calor, un baño de hidromasaje o una compresa hidrocálida, más comúnmente conocida como compresa caliente.

También pueden aplicarse pomadas y cremas diseñadas para producir una sensación de calor para aliviar el dolor. Otras formas de terapia de calor son los baños de parafina y la diatermia, o termoterapia por microondas. La termoterapia por microondas puede utilizarse para tratar las infecciones del tracto urinario mediante la inserción de un catéter de microondas en la zona afectada. Este catéter administra calor para destruir el tejido infectado.

Indicaciones de la termoterapia

Las terapias térmicas actúan afectando a la temperatura superficial, intraarticular (estructuras articulares) y central de los tejidos blandos. El uso adecuado de la crioterapia (disminución de la temperatura) y la termoterapia (aumento de la temperatura) es útil para tratar numerosas afecciones y lesiones musculoesqueléticas, y para proporcionar un alivio natural del dolor. El hielo o el calor suelen disminuir el dolor en músculos, tendones y articulaciones.    Estas intervenciones tienen efectos opuestos entre sí sobre el edema, el flujo sanguíneo, la inflamación, el metabolismo celular y la tensión de los tejidos.

Las terapias térmicas actúan afectando a la temperatura superficial, intraarticular (estructuras articulares) y central de los tejidos blandos. El uso adecuado de la crioterapia (disminución de la temperatura) y la termoterapia (aumento de la temperatura) es útil para tratar numerosas afecciones y lesiones musculoesqueléticas y proporcionar un alivio natural del dolor. El hielo o el calor suelen disminuir el dolor en músculos, tendones y articulaciones. Estas intervenciones tienen efectos opuestos entre sí sobre el edema, el flujo sanguíneo, la inflamación, el metabolismo celular y la tensión tisular.

Para qué sirve la termoterapia

Hay veces que nos hemos hecho daño o incluso simplemente nos hemos encontrado mal y nos han aconsejado tomar algo caliente o entrar en calor. ¿Nunca te ha pasado esto? La termoterapia es precisamente eso, el uso del calor para conseguir algún beneficio.

Actualmente se utiliza en medicina y, curiosamente, también en estética y hay varios tipos según su aplicación. Te mostramos cómo funciona, además de otras cuestiones básicas como la forma en que se realiza y, por supuesto, los beneficios que aporta.

La definición más sencilla de termoterapia es el «tratamiento de dolencias mediante la aplicación de calor». Pero, en realidad, en la actualidad, y como ya hemos dicho, también se utiliza con fines estéticos.

Estos son muchos y dependerán del tipo de terapia de calor que utilicemos, su duración, etc. Lo que sí podemos adelantar es que hay desde una simple ayuda para facilitarnos el sueño hasta, por ejemplo, la facilidad para volver a caminar después de un accidente.

El calor actúa sobre nuestro cuerpo de diferentes maneras. Hay cosas que se aplican siempre y otras que dependen, como hemos dicho, de circunstancias que podemos modificar como los materiales, el tipo de exposición, las características personales…

Efectos de la termoterapia

La termoterapia y la crioterapia son complementos útiles para el tratamiento de las lesiones musculoesqueléticas y de los tejidos blandos. El uso de hielo o calor como intervención terapéutica disminuye el dolor en las articulaciones y los músculos, así como en los tejidos blandos. La termoterapia puede utilizarse en centros de rehabilitación o en casa. Su fisioterapeuta le recomendará el momento, el lugar y la duración adecuados de la termoterapia o la crioterapia.

Al aumentar la temperatura de la piel o los tejidos blandos, el flujo sanguíneo aumenta por vasodilatación (dilatación de los vasos sanguíneos de la zona), lo que a su vez incrementa la captación de oxígeno y acelera la curación de los tejidos.

Este artículo ha sido enviado por Kate Lamprey Directora Asociada de las Prácticas de Fourways y Douglasdale de Lamberti Fisioterapia. Póngase en contacto con ella directamente para discutir cualquier preocupación que pueda tener, o bien rellene nuestro práctico formulario de cita.