Baja laboral luxación hombro

Cirugía de luxación de hombro

La articulación del hombro está formada por tres huesos: la clavícula, el omóplato y el hueso superior del brazo. La parte superior del hueso del brazo tiene forma de bola. Esta bola encaja en una cavidad en forma de copa en el omóplato. Una dislocación del hombro es una lesión que se produce cuando la bola se sale de la cavidad. Una dislocación puede ser parcial, cuando la bola sólo se sale parcialmente de la cavidad. También puede ser una dislocación completa, en la que la bola está completamente fuera de la cavidad.

Cualquier persona puede sufrir una luxación de hombro, pero es más frecuente en los hombres jóvenes, que suelen practicar deportes y otras actividades físicas. Los adultos mayores, especialmente las mujeres, también corren un mayor riesgo porque son más propensos a las caídas.

Una dislocación puede hacer que el hombro sea inestable. Cuando esto ocurre, se necesita menos fuerza para dislocarlo. Esto significa que hay un mayor riesgo de que vuelva a ocurrir. El médico puede pedirle que siga haciendo algunos ejercicios para prevenir otra dislocación.

Síntomas de la luxación de hombro

El hombro dislocado es una afección en la que la cabeza del húmero se desprende de la articulación del hombro[2] Los síntomas incluyen dolor e inestabilidad del hombro[2] Las complicaciones pueden incluir una lesión de Bankart, una lesión de Hill-Sachs, un desgarro del manguito rotador o una lesión del nervio axilar[1].

Una luxación de hombro suele producirse como resultado de una caída sobre un brazo extendido o sobre el hombro[3]. El diagnóstico suele basarse en los síntomas y se confirma con radiografías[2]. Se clasifican en anteriores, posteriores, inferiores y superiores, siendo la mayoría anteriores[2][1].

El tratamiento consiste en la reducción del hombro, que puede realizarse mediante varias técnicas[1], como la tracción-contracción, la rotación externa, la manipulación de la escápula y la técnica de Stimson[1]. Después de la reducción, se recomienda realizar radiografías para su verificación[1] y colocar el brazo en un cabestrillo durante unas semanas[2].

No todos los pacientes requieren cirugía después de una luxación de hombro.    Hay pruebas de calidad moderada de que los pacientes que reciben fisioterapia después de una luxación aguda de hombro no experimentan luxaciones recurrentes[5] Se ha demostrado que los pacientes que no reciben cirugía después de una luxación de hombro no experimentan luxaciones recurrentes en los dos años siguientes a la lesión inicial[5].

Ejercicio de luxación de hombro

Una luxación parcial (subluxación) significa que la cabeza del hueso del brazo (húmero) está parcialmente fuera de la cavidad (glenoidea). Una luxación completa significa que está completamente fuera de la cavidad. Tanto las luxaciones parciales como las completas provocan dolor e inestabilidad en el hombro.

La articulación del hombro puede dislocarse hacia delante, hacia atrás o hacia abajo. Un tipo común de dislocación del hombro es cuando el hombro se desliza hacia adelante (inestabilidad anterior). Esto significa que el hueso de la parte superior del brazo se desplaza hacia delante y se sale de su cavidad. Puede ocurrir cuando se pone el brazo en posición de lanzamiento.

El médico volverá a colocar la bola del hueso del brazo (húmero) en la cavidad de la articulación. Este proceso se denomina reducción cerrada. El dolor intenso cesa casi inmediatamente una vez que la articulación del hombro vuelve a estar en su sitio.

Una vez que el dolor y la inflamación desaparecen, el médico le prescribirá ejercicios de rehabilitación. Éstos ayudan a recuperar la amplitud de movimiento del hombro y a fortalecer los músculos. La rehabilitación también puede ayudar a prevenir la dislocación del hombro en el futuro. La rehabilitación comenzará con ejercicios suaves de tonificación muscular. Más adelante, se puede añadir el entrenamiento con pesas.

Tipos de luxación de hombro

Un hombro dislocado se produce cuando el hueso de la parte superior del brazo es arrancado o empujado fuera de la cavidad del omóplato, o articulación glenohumeral. Una dislocación grave puede dañar los tendones y ligamentos que lo mantienen en su sitio. Los hombros dislocados son una lesión deportiva habitual, pero también pueden producirse si se recibe un golpe fuerte en el hombro en un accidente de coche o en una caída.En esta página¿Qué es una dislocación de hombro?Hay 3 tipos diferentes de dislocación de hombro:

Dislocarse el hombro una vez debilita la articulación y hace más probable que se vuelva a dislocar en el futuro.Diagnóstico y pruebasSu médico le preguntará sobre su lesión y le hará un examen físico. Es posible que se necesiten pruebas de imagen, como radiografías, TC (tomografía computarizada) o RMN (resonancia magnética) para confirmar la localización y la gravedad de la lesión o para comprobar si hay daños adicionales.

Si la lesión es más grave, el médico puede sugerirle que acuda a un cirujano. Esto es más probable cuando puede haber daños en los nervios o en los vasos sanguíneos de la zona.Tratamientos y prevenciónAbrir todas las seccionesCerrar todasTratamientosLos tratamientos para un hombro dislocado incluyen: