Dolor en los codos

Dolor externo en el codo

Determinar la etiología subyacente del dolor de codo puede ser difícil debido a la compleja anatomía de esta articulación y al amplio diagnóstico diferencial. Al igual que con otros problemas musculoesqueléticos, las claves para diagnosticar el dolor de codo son una historia que incluya el mecanismo de la lesión o los movimientos exacerbantes, y una exploración física específica. La ocupación y las actividades recreativas del paciente pueden ser pistas importantes para el diagnóstico. En la tabla 1 se presenta el diagnóstico diferencial del dolor de codo según su localización anatómica.    Ampliar

Figura 4.La prueba de esfuerzo en valgo móvil se realiza con (A) el hombro en 90 grados de abducción y rotación externa. (B) Mientras se mantiene un par de valgo constante en el codo, éste se flexiona y extiende rápidamente. Un resultado positivo se define como dolor entre 70 y 120 grados de flexión.Figura 4.La prueba de esfuerzo en valgo móvil se realiza con (A) el hombro en 90 grados de abducción y rotación externa. (B) Mientras se mantiene un par de valgo constante en el codo, éste se flexiona y extiende rápidamente. Un resultado positivo se define como dolor entre 70 y 120 grados de flexión.La maniobra de ordeño (Figura 5) puede proporcionar información adicional sobre la posible presencia de una lesión del LCA. Esta maniobra se realiza con el antebrazo en supinación, el hombro en abducción y el codo flexionado más allá de 90 grados. A continuación, el examinador tira del pulgar del paciente hacia atrás, creando una fuerza en valgo (Tabla 23,7,8,11,13-17). Los pacientes con una lesión del LCCU tendrán dolor, inestabilidad y aprensión.11 Ampliar

Dolor agudo en el codo al apoyarse en él

Su codo realiza muchas tareas durante su vida: Cada vez que levantas un objeto, abrazas a alguien, cocinas una comida o lanzas una pelota, utilizas el codo. Cuando no funciona correctamente, es hora de ver al médico.

Urgently Ortho en Scottsdale, Arizona, cubre la gama de lesiones y condiciones ortopédicas. Leah Brown, MD, y Tammy Penhollow, DO, tratar las lesiones agudas y enfermedades crónicas que afectan a su sistema músculo-esquelético.

El codo es la articulación donde el hueso de la parte superior del brazo, el húmero, se une a dos huesos del antebrazo, el cúbito y el radio. Un tejido duro llamado cartílago cubre los extremos de cada hueso para protegerlos del roce entre ellos. Los ligamentos, fuertes cordones de tejido cerca de los huesos, ayudan a que éstos se mantengan en su sitio. Los tendones unen los huesos a los músculos; ayudan a que el codo alcance toda su amplitud de movimiento para que puedas moverlo en muchas posiciones diferentes.

Si haces deporte o tienes un accidente de tráfico, puedes dislocarte o fracturarte el codo. Si te duele el codo y no recibes tratamiento, puedes empeorar una fractura no diagnosticada, y el hueso puede no curarse adecuadamente, provocando una desalineación y un movimiento limitado de la articulación.

Dolor en la parte posterior del codo

La mayoría de los dolores de codo tienen una causa muy sencilla y desaparecen en pocos días. El dolor suele provenir de una distensión o inflamación de los tejidos blandos, como los tendones. Normalmente puedes tratar este dolor tú mismo con analgésicos de venta libre y unos días de reposo, y puede que no necesites acudir al médico.

Es importante no guardar reposo durante demasiado tiempo, ya que la falta de movimiento hace que la articulación se endurezca y los músculos que rodean el codo se debiliten, lo que aumenta la probabilidad de que aparezcan nuevos síntomas. Unos sencillos ejercicios pueden ayudar a reducir el riesgo de futuros problemas. El dolor de codo a largo plazo puede estar causado por la artritis.

La articulación del codo se encuentra donde el hueso largo de la parte superior del brazo, conocido como húmero, se une a los dos huesos del antebrazo, llamados radio y cúbito. Es una articulación de bisagra que permite doblar el brazo. La parte superior del radio puede rotar para que puedas girar el antebrazo.

Los músculos unidos a la parte exterior del húmero te ayudan a enderezar la muñeca y los dedos. Están conectados al cerebro y al sistema nervioso a través del nervio radial, que viaja por la parte exterior del codo.

Verificador de síntomas de dolor de codo

El codo de tenista, o epicondilitis lateral, es una afección dolorosa del codo causada por el uso excesivo. No es de extrañar que jugar al tenis o a otros deportes de raqueta pueda causar esta afección. Sin embargo, otros deportes y actividades, además de los deportes, también pueden suponer un riesgo.

El codo de tenista es una inflamación o, en algunos casos, un microdesgarro de los tendones que unen los músculos del antebrazo en la parte exterior del codo. Los músculos y tendones del antebrazo se dañan por el uso excesivo, es decir, por la repetición de los mismos movimientos una y otra vez. Esto provoca dolor y sensibilidad en la parte exterior del codo.

Hay muchas opciones de tratamiento para el codo de tenista. En la mayoría de los casos, el tratamiento implica un enfoque de equipo. Los médicos de cabecera, los fisioterapeutas y, en algunos casos, los cirujanos trabajan juntos para proporcionar el cuidado más eficaz.

La articulación del codo es una articulación formada por tres huesos: el hueso de la parte superior del brazo (húmero) y los dos huesos del antebrazo (radio y cúbito). En la parte inferior del húmero hay unas protuberancias óseas denominadas epicóndilos, en las que inician su recorrido varios músculos del antebrazo. La protuberancia ósea de la parte exterior (lateral) del codo se llama epicóndilo lateral.