Ligamento lateral externo rodilla ejercicios

Ejercicios para el tratamiento de lesiones de ligamentos de la rodilla pdf

Los esguinces de tobillo son lesiones comunes que pueden provocar problemas de por vida. Algunas personas con esguinces repetidos o graves pueden desarrollar dolor y debilidad articular a largo plazo. El tratamiento de un esguince de tobillo puede ayudar a prevenir problemas continuos en el tobillo. Los ejercicios de rehabilitación son fundamentales para garantizar que el tobillo se cure completamente y no se vuelva a producir una lesión.

Cómo hacer ejercicios de rehabilitación para un esguince de tobilloComience cada ejercicio lentamente y utilice su nivel de dolor para guiarse al hacer estos ejercicios. Reduzca el ejercicio si tiene más que un dolor leve. A continuación se presentan algunos ejemplos de ejercicios típicos de rehabilitación. Tenga en cuenta que el tiempo y el tipo de ejercicios de rehabilitación recomendados para usted pueden variar según las preferencias de su médico o fisioterapeuta. Ejercicios de amplitud de movimiento Los ejercicios de amplitud de movimiento comienzan justo después de la lesión. Intenta hacer estos ejercicios y luego ponerte hielo en el tobillo, hasta 5 veces al día. Son fáciles de hacer mientras está en un escritorio o viendo la televisión. Pruebe los siguientes ejercicios sencillos de amplitud de movimiento:

Ejercicios para el ligamento colateral lateral pdf

La lesión del ligamento colateral lateral se produce cuando la rodilla se dobla hacia fuera, estirando en exceso y lesionando el ligamento colateral lateral. Esto suele ocurrir por un golpe en la parte interior de la rodilla mientras el pie está plantado en el suelo.

La sensación inicial cuando se lesiona el ligamento colateral lateral es de dolor en la superficie externa de la rodilla. También se puede sentir un chasquido, un crujido o un desgarro audible. La articulación de la rodilla suele hincharse y puede tener dificultad para caminar debido al dolor. Otros síntomas pueden ser:

Tras una lesión del ligamento colateral lateral, no debe realizar actividades que aumenten el flujo sanguíneo a la zona lesionada. Entre ellas se encuentran las duchas calientes, las friegas de calor, el consumo de alcohol y la actividad excesiva. Estas actividades pueden aumentar el sangrado y la hinchazón alrededor del ligamento lesionado y prolongar su recuperación.

La mayoría de las lesiones del ligamento colateral lateral se curan en unas semanas. Pueden producirse efectos a largo plazo si otras estructuras de la rodilla se dañan al mismo tiempo que el ligamento colateral medial. Asimismo, la recuperación puede retrasarse si la lesión no se diagnostica y no se trata adecuadamente. Una lesión del ligamento colateral lateral tratada de forma inadecuada puede dar lugar a un ligamento mal curado que es susceptible de volver a lesionarse.

Ejercicios para fortalecer los ligamentos de la rodilla

El ligamento colateral lateral es una fina banda de tejido que recorre la parte exterior de la rodilla. Conecta el hueso del muslo (fémur) con el peroné, que es el pequeño hueso de la parte inferior de la pierna que baja por el lado de la rodilla y se conecta con el tobillo. Al igual que el ligamento colateral medial, la función principal del ligamento colateral lateral es mantener la estabilidad de la rodilla.

Los desgarros del ligamento colateral lateral suelen producirse por un golpe directo en el interior de la rodilla. Esto puede estirar demasiado los ligamentos de la parte exterior de la cercana y puede provocar su rotura. Este tipo de lesión se produce en deportes que requieren muchas paradas y giros rápidos, como el fútbol, el baloncesto y el esquí, o en los que se producen choques violentos, como el fútbol y el hockey.

Por lo general, el médico le preguntará cómo se produjo la lesión, cómo se ha sentido la rodilla desde la lesión y si ha tenido otras lesiones de rodilla. Es posible que le pregunte sobre sus objetivos físicos y deportivos para ayudar a su médico a decidir el mejor tratamiento para usted.

Ejercicios para la estabilidad lateral de la rodilla

El ligamento colateral lateral (LCL) es uno de los ligamentos del interior de la rodilla. El LCL se encuentra en el lado exterior de la articulación de la rodilla y conecta el hueso del muslo (fémur) con el hueso pequeño de la parte inferior de la pierna (peroné). Una lesión del LCL puede ser un desgarro parcial o completo, o un estiramiento del ligamento.

El LCL se denomina a veces ligamento colateral del peroné. Junto con los demás ligamentos de la rodilla, el LCL mantiene la estabilidad de la rodilla. El LCL y el ligamento colateral medial (MCL) controlan el movimiento lateral de la rodilla.

Cuando el ligamento de la rodilla se estira pero no se rompe, se denomina esguince. Los esguinces tienen diferentes grados según su gravedad. Si su lesión del LCL es grave, puede estar asociada a lesiones de los ligamentos y tendones de la rodilla. Por ejemplo, el ligamento cruzado anterior (LCA) y el ligamento cruzado posterior (LCP), así como otras partes de la rodilla.

Una lesión del ligamento colateral lateral (LCL) suele estar causada por el empuje de la rodilla hacia fuera (lejos de la otra rodilla). Esto puede ocurrir si tienes un golpe en la parte interior de la pierna, lo que puede ocurrir durante los deportes de contacto como el fútbol. También puedes lesionarte el LCL al girar sobre el lado del pie o al extender la rodilla más allá de su rango de movimiento normal.