Talón de aquiles dolor

dolor en el tendón de aquiles al caminar

Descargo de responsabilidad del contenido El contenido de este sitio web se proporciona únicamente con fines informativos. La información sobre una terapia, un servicio, un producto o un tratamiento no respalda en modo alguno dicha terapia, servicio, producto o tratamiento y no pretende sustituir el consejo de su médico u otro profesional sanitario registrado. La información y los materiales contenidos en este sitio web no pretenden constituir una guía completa sobre todos los aspectos de la terapia, el producto o el tratamiento descritos en el sitio web. Se insta a todos los usuarios a que busquen siempre el asesoramiento de un profesional de la salud registrado para obtener un diagnóstico y respuestas a sus preguntas médicas y para determinar si la terapia, el servicio, el producto o el tratamiento concretos descritos en el sitio web son adecuados en sus circunstancias. El Estado de Victoria y el Departamento de Salud no asumirán ninguna responsabilidad por la confianza que cualquier usuario deposite en los materiales contenidos en este sitio web.

tendinitis de aquiles

El tendón de Aquiles -donde se producen los trastornos del tendón de Aquiles- es la banda de tejido que recorre la parte posterior de la parte inferior de la pierna, conectando el músculo de la pantorrilla con el hueso del talón. También llamado cordón del talón, el tendón de Aquiles facilita la marcha al ayudar a levantar el talón del suelo.

La tendinitis de Aquiles es una inflamación del tendón de Aquiles. Esta inflamación suele ser de corta duración. Con el tiempo, si no se resuelve, la afección puede evolucionar hacia una degeneración del tendón (tendinosis de Aquiles), en la que el tendón pierde su estructura organizada y es probable que desarrolle desgarros microscópicos. A veces la degeneración afecta al lugar donde el tendón de Aquiles se une al hueso del talón. En raras ocasiones, la degeneración crónica, con o sin dolor, puede provocar la rotura del tendón.

Como trastornos por «uso excesivo», la tendinitis y la tendonosis del tendón de Aquiles suelen estar causadas por un aumento repentino de una actividad repetitiva en la que interviene el tendón de Aquiles. Dicha actividad somete al tendón a una tensión excesiva con demasiada rapidez, lo que provoca una microlesión de las fibras del tendón. Debido a esta tensión continua en el tendón, el cuerpo es incapaz de reparar el tejido lesionado. La estructura del tendón se altera entonces, lo que provoca un dolor continuo.

dolor en el tendón de aquiles por la mañana

Escanee activamente las características del dispositivo para su identificación. Utilizar datos de geolocalización precisos. Almacenar y/o acceder a la información de un dispositivo. Seleccionar contenidos personalizados. Crear un perfil de contenido personalizado. Medir el rendimiento de los anuncios. Seleccionar anuncios básicos. Crear un perfil de anuncios personalizados. Seleccionar anuncios personalizados. Aplicar la investigación de mercado para generar información sobre la audiencia. Medir el rendimiento de los contenidos. Desarrollar y mejorar los productos.

Los tendones son muy fuertes, pero no muy flexibles, y el tendón de Aquiles no es una excepción. Esto significa que el tendón de Aquiles sólo puede estirarse hasta cierto punto antes de inflamarse (lo que se conoce como tendinitis) o desgarrarse.

Las dos causas más comunes del dolor del tendón de Aquiles son la tendinitis de Aquiles y la tendinosis de Aquiles.  Aunque estas condiciones suenan similares, describen fenómenos únicos: uno más agudo y el otro más crónico.

La tendinitis de Aquiles es una lesión aguda e inflamatoria del tendón de Aquiles que afecta con mayor frecuencia a los atletas, especialmente a los corredores, o a las personas que practican deportes que requieren muchos arranques y paradas, como el tenis.

tratamiento del dolor del tendón de aquiles

La tendinitis de Aquiles es una inflamación (irritación e hinchazón) del tendón de Aquiles. El tendón de Aquiles es una banda de tejido resistente en la parte posterior del pie. Conecta el hueso del talón con los músculos de la pantorrilla.

El tratamiento de la tendinitis de Aquiles comienza con un descanso de la actividad que ha provocado la lesión. Por lo general, no hay problema en realizar ejercicios sin carga de peso, como la natación, el ciclismo y actividades de estiramiento como el yoga. Si alguien con tendinitis de Aquiles no descansa, el tendón puede dañarse más.